Aldea Ogimi Cuna de Basho

De una aldea de carpinteros a la cuna de Basho

Hay dos grandes métodos utilizados en la fabricación de tela Basho, o Bashofu. “Ni-ga-shi” que consiste refinar la madeja antes de tejer la tela y el método utilizado en Kijoka, que consiste en llevar a cabo la refinación después de fabricar la tela. El primer método se utilizaba principalmente durante el período dinástico para fabricar las telas de los trajes de los samurai, mientras que hasta el comienzo de la Segunda Guerra mundial el segundo método era muy utilizado en Okinawa para hacer la ropa de verano de la gente común.

Se dice que en Kijoka se produce desde tiempos antiguos, pero no existen registros previos al año 1893, cuando aparece en el libro “Exploración de la Isla del Sur” escrito por Tadashisuke Sasamori, funcionario originario del clan Hirosaki, a raíz de su visita a la prefectura.  Entre los productos de Ogimi, junto al algodón hikaku (kasuri) se registra la tela Basho (561 tan de tela azul, 249 tan de tela blanca* (tan: medida de superficie)). Sin embargo, en esa época casi el total de la producción era para uso doméstico y el producto no llegaba a salir de la aldea.

Posteriormente, en 1895, una mujer llamada Nabe Nakahara utilizó por primera vez diseños kasuri en la tela Basho, que hasta ese entonces era de un solo color o con rayas. En 1905, se llevó a cabo la adquisición de grandes máquinas y el abuelo de Toshiko Taira, Shinsho Taira, hizo que su hija aprendiese las técnicas de tejido Hana-ori y Ro-ori, muestra del impulso que recibía la revolución tecnológica y la expansión de la producción.

La Lucha del Tesoro Nacional Viviente Toshiko Taira

Durante la Segunda Guerra Mundial, la h i j a d e S h i n j i T a i r a, T o s h i k o, trabajó en Kurashiki, en la prefectura de Okayama, como miembro del “cuerpo de voluntarias” y al finalizar la guerra consiguió trabajo en una fábrica de Kurashiki Boseki. Junto con otras 3 muchachas originarias también de Kijoka, y estimuladas por S o i c h i r o O h a r a, presidente de la empresa, aprendieron tejido con Kichinosuke Tonomura, antiguo director del Museo de Artesanía Popular de Kurashiki. Al mismo tiempo que aprendían las técnicas básicas de tejido y teñido, fueron fuertemente influenciadas por el movimiento de artesanía popular hasta regresar a su lugar de origen a finales del año 1946.

A su regreso a Kijoka, To s h iko decidió trabajar por el renacimiento de Bashofu, llamando a las mujeres que habían quedado viudas durante la guerra para que se incorporaran a la producción, pero esta es la época de las actividades relacionadas con las operaciones militares estaban en su cúspide. Al no existir demanda para Bashofu no era posible consolidar su producción y los tiempos difíciles continuaron.

Bajo estas adversas circunstancias, en 1951 una obra de Toshiko ganó el primer premio en la exposición para la promoción del desarrollo industrial del archipiélago patrocinada por el gobierno regional. En 1954 durante la semana de apoyo a la producción regional ganó el premio a la excelencia. El mismo año cuando se describe la sección artesanal de la Exposición Okinawa, la obra “Bashofu de Kijoka” recibió una extraordinaria evaluación.

A l m i s m o t i e m p o , Toshiko logró almacenar una gran cantidad de material producido en el vecino distrito Noha y contrató a mujeres de Kijoka como tejedoras a fin de alcanzar la centralización y racionalización de la producción y, al mismo tiempo, trabajó activamente en el desarrollo de nuevos productos, sin escatimar esfuerzos para conseguir que la producción de Bashofu se estabilizase. Entre los productos que alcanzaron éxito en ese momento están los centros de mesa, esteras de mesa, cojines, etc.

que vendía a los estadounidenses, así como los cojines y obi (banda del kimono) que vendía a clientes en el resto del país. Entre los centros de mesa, un producto que alcanzó gran éxito nació como el resultado de combinar el hilo Basho con otro hilo, Igusa, también especialidad de Kijoka. Se vendía mucho en las exposiciones artesanales de la prefectura y en el pico de su popularidad llegaron a tejer hasta 10 piezas anuales.

Hacia una tradición artesanal orgullo de Okinawa

En 1972, coincidiendo con el retorno de Okinawa a la soberanía de Japón, Bashofu fue designado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Prefectura y Toshiko Taira fue designada su preservadora. Dos años más tarde, Bashofu fue designado Patrimonio Cultural Inmaterial Nacional y la “Asociación para la Preservación de Bashofu de Kijoka”, fundada por Toshiko, recibe la designación de asociación preservadora.

D e e s t e m o d o, Bashofu llega a ser reconocida como una artesanía tradicional representativa de Okinawa, con lo que los pedidos desde el resto del país aumentaron y también aumentó el precio de compra. En 1978, a fin de eliminar las diferencias en calidad de diversos productos, se preparó un estándar unificado y un sello certificado para fijar al producto.

El envejecimiento de las personas que conocen las técnicas y la dificultad para conseguir sucesores implica que gradualmente el volumen de producción ha ido disminuyendo, sin embargo la calidad y la reputación siguen en aumento, en 1981 Bashofu se hizo acreedora del Primer Premio Pola a la Cultura Tradicional, otorgado por la Fundación Pola para la Promoción de la Cultura Tradicional, y se llevo a cabo la filmación del documental “Las mujeres tejedoras de Bashofu”. Esta obra puede verse en el Salón Bashofu de la aldea.

En 1984 Bashofu recibió la designación del Ministerio de Comercio Internacional e Industria como “Artesanía Tradicional” por lo que se constituyó la Cooperativa Bashofu Kijoka. Dos años más tarde culminó la construcción del Salón Bashofu de la aldea y comenzaron las actividades de formación de sucesores. Este salón, además de ser el punto central para la producción, recibe anualmente la visita de más de doscientos mil visitantes por lo que también cumple la labor de diseminación de Bashofu.

El uso del hilo Basho no termina con la tela Basho, “Ubasagara” desde tiempos antiguos era utilizada como materia prima para fabricar papel Basho pero recientemente se utiliza también para hacer bouquets y marcadores de libros, y como material para el arte de papel. La fibra exterior que no puede ser utilizada para hacer hilo y que se denomina “Shi-sa-u” se utiliza anualmente en grandes cantidades para fabricar el cabello de los leones en la Danza del León que se celebra en todas las áreas de Okinawa. El carbón que queda despés de cocinar el “U” se utiliza en los esmaltes de cerámica, siendo estas aplicaciones una muestra de la gran variedad de usos posibles.

E n l a a c t u a l i d a d, la producción anual en Kijoka es de unos 250 tan. Nos preocupa no solo el tiempo que hace falta para entrenar a la nueva generación de tejedores, sino también que los tejedores actuales están envejeciendo, sin embargo con la comprensión y el apoyo de una gran número de personas , estamos seguros que una artesanía tradicional que es orgullo no solo de Ogimi sino de toda Okinawa, Bashofu de Kijoka, seguirá recibiendo el apoyo de todos.

Enlaces relacionados

Levanto la vista hacia el cielo Bashofu

El blog sobre Bashofu de Kijoka. El informe sobre las actividades y exposiciones del día a día.

Salón Bashofu

Salón Bashofu de la Aldea Ogimi (Completado en 1986)

El Salón Bashofu de la Aldea Ogimi fue completado en 1986 por la aldea Ogimi con la colaboración del gobierno de la prefectura a fin de promover el desarrollo de la industria local. Actualmente la administración de las instalaciones ha sido encargada a la cooperativa comercial Bashofu Kijoka. Actualmente tiene asignado presupuesto del país, la prefectura y la aldea para llevar a cabo programas de entrenamiento de las nuevas generaciones de tejedores del “Bashofu de Kijoka” designado como artesanía tradicional por el Ministeriode Economía, Comercio e Industria y designado como Importante Patrimonio Cultural Inmaterial por el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes y Ciencia. En la sala de exposiciones del primer piso hay una exposición permanente de productos Bashofu, así como también venta de estos productos y exhibición de videos sobre la fabricación de Bashofu. En el segundo piso se encuentra la sala de trabajo, en la que los tejedores aprenden el oficio.
A fin de no molestar a las personas que se encuentran trabajando (toma de fotografías, conversación) le rogamos obtener el permiso para realizar la visita.

大宜味村立芭蕉布会館
Contacto
〒905-1303 Kijoka 454, Ogimi, Okinawa
Teléfono  0980-44-3033
Horario
Todos los días excepto domingos, antiguo Bon, fin y comienzo de año (desde el 29 de diciembre al 3 de enero)
Horario de visitas
Verano (meses de abril a octubre) 11:00 a.m. hasta 5:30 p.m.
Invierno (meses de noviembre a marzo) 11:00 a.m. hasta 5:00 p.m.

* Por favor comuníquese con el Salón Bashofu de la Aldea Ogimi para concertar visitas o recibir información sobre la formación de nuevos tejedores.

C o n motivo del 20º aniversario de la Cámara de Comercio de la Aldea Ogimi,
en 1988 se erigió un monumento al poeta originario de la prefectura de Okinawa, Baku Yamanouchi, el cual lleva engravado su poema “Bashofu”

B a s h o f u / Y a m a n o k u c h i

10 años pasaron desde que llegué a Tokio,
ese verano
mi madre me envió desde lejos una tela Basho
Bashofu tejido por las manos de mi madre
me hace recordar su figura sentada tejiendo
decía que Bashofu era lo mejor en tiempo de calor
recuerdo sus palabras
recuerdo el aroma de Okinawa
inmediatamente usé la tela
y se convirtió en mi kimono
pero no llegué a usarlo ni siquiera una vez
y así pasaron veinte años
no es que lo haya perdido
tampoco es que no quiera usarlo,
solo que al sacarlo inmediatamente vuelvo a guardarlo,
es un juego con la casa de empeños,
y no me da tiempo a vestirlo.

「芭蕉布」の碑建立

このページの上部へ戻る

大宜味村観光ナビ
沖縄長寿の村をめぐる観光情報サイト

大宜味村ふるさと納税

防災監視設備カメラ

おおぎみ画像風景

「結の浜」宅地分譲中!!

防災情報

おおぎみまるごと
ツーリズム協会

全国「道の駅」連絡会HP

匿名通報ダイヤル